Tuesday, August 23, 2016

Baile, botella y baraja




Hoy mientras regresaba a mi casa pasé por unas parcelas y vi a un hombre de tal vez unos cincuenta años, tal vez menos sentado en la acera con las piernas estiradas y el torso recostado sobre la verja de cemento de una casa.  Se veía desalineado, deshidratado.  Lo miré al pasar y me miró fijamente. Su piel estaba curtida por el sol y parecía en una actitud derrotista.  Recordé las palabras de Thoreau: “The mass of men live lives of quiet desperation.” Y pensé en la vida tan desgraciada de algunos…y como viven sin sueños ni ambiciones y si los tuvieron quedaron ahogados por las penurias, las privaciones…

En el camino también me topé con dos nuevos mendigos en los semáforos de la número 2. Mi hijo los llama “el peaje de las luces.” Estos nuevos menesterosos que se adueñan del área, ocupan espacios que hasta el momento, eran libres de tributos. Y pienso en aquella ley que pasaron o dejaron de pasar—nunca supe—sobre los que pedían o vendían cosas en las luces. ¿En qué quedaría eso?

Más tarde en el día me siento con el colega a ver las noticias y allá está el tumulto que formaron los que salieron a recibir a Mónica y demás atletas. Y no puedo menos que pensar en aquello de “baile, botella y baraja.” Sí. En tiempos del imperio español se entretenía al pueblo pobre y privado de derechos, con el baile, la botella y la baraja. Qué poco hemos avanzado. Todavía se distrae a las masas de sus problemas con las fiestas, las lotos prometedoras y los homenajes a cualquiera que nos ilusione con una pasajera grandeza-- y para nada menosprecio el logro de Mónica, pero eso de prácticamente paralizar al país me parece ridículo. Mientras tanto, a nadie le importa que los niños del Hospital San Jorge no puedan ver a Mónica. ¿Quién organizó este desmadre? ¿A quién se le ocurrió que llevar a los nenes allí era una buena idea? ¿Es que no vive en la isla? Al rato las noticias nos "deleitan" con la “fiesta de pueblo” en el Choliseo. ¿Con qué dinero se pagan estos excesos? Good grief!

No comments: