Sunday, December 23, 2018

Lista de lecturas 2018



Este año empezamos leyendo unos libros fascinantes y de lectura fácil. Sin embargo, a mediados de agosto empecé a sufrir problemas estructurales y ni la lectura me atraía. Me costó preparar la lista como de costumbre pero aquí está… sin contar los libros que di de baja porque no me agarraban—siempre es triste eso de decidir abandonar un libro que se comenzó con tanta ilusión, pero la vida es corta y los libros son muchos. Tengo un “friend” de Goodreads que lee 250 libros al año. No sé como lo hace…Noté que sólo leí 3 libros en español, cuatro si se cuenta la traducción de El extranjero...Intenté varios pero no los terminé. Y sin embargo Rendición de Loriga es uno de los mejores libros que leí este año. Lo recomiendo. 

  1. Turtles all the way down de John Green. Green es el autor de otra novela que he leído y disfrutado, The Fault in our stars. Esta también trata de una niña con una condición medica, la obsesión compulsiva. En esta la protagonista, a pesar de su enfermedad,  junto a una amiga se da a la tarea de descifrar la desaparición del papa de un vecinito.
  2. Parable of the Sower de Octavia Butler. Es la primera novela de Butler que leo. Siempre quise leer algo suyo. Esta fue recomendación de la amiga JAC. Es una novela de ciencia ficción que trata de un mundo en el que la sociedad ha colapsado gracias a los cambios atmosféricos y la creciente desigualdad social. Butler la escribe en 1993 pero es una novela que como toda buena novel de ciencia ficción sigue pertinente. La protagonista Lauren Oya Olamina, tiene el poder de la hiper-empatia y esto es su fuerza y su talón de Aquiles. Lauren cuyo padre es el ministro de la comunidad empieza a desarrollar su propia “religión” que pone a prueba cuando tras una invasión es desposeída de su familia y hogar y se ve obligada a huir de su comunidad en la que se crió junto a otros sobrevivientes.
  3. Parable of the Talents de Octavia Butler. Continuación de la saga de Lauren Olamina. Aquí ya establecida como líder de la secta Earthseed cuya meta es llegar a otro planeta, se encuentra con la hija que le fuera secuestrada en otra invasión violenta esta vez en la comunidad que establece con sus seguidores.
  4. Miss Peregrine 2: The Hollow City de Ransom Riggs. La mejor de la serie. Aquí los niños que conocimos en el libro 1 siguen tratando de rescatar a Miss Peregrine y a las demás niñeras.
  5. Miss Peregrine 3: Library of Souls. La tercera y última de la serie.
  6. Bait and Switch: The (Futile) Pursuit of the American Dream de Barbara Ehrenreich. Ehrenreich, la experimentada periodista, se hace pasar esta vez por una ejecutiva desplazada y se lanza a buscar trabajo. Concluye que no es nada fácil lograr el sueño americano de alcanzar el éxito financiero ni siquiera entre los trabajadores de cuello blanco.
  7. Red Clocks de Leni Zumas. En el futuro el aborto es ilegal. Ro, una maestra soltera aspira a tener un hijo por inseminación antes de que sea demasiado tarde, Mattie es una adolescente preñada que quiere abortar, Gin es su madre biológica y la bruja del barrio. Las historias se entrelazan. Ro quiere que Mattie le entregue su bebé; Mattie quiere que Gin la ayude a abortar. Zumas explora las diferentes dimensiones de ser mujer en una sociedad en la que el cuerpo de la mujer está reglamentado.
  8. El extranjero de Albert Camus. Un clásico de la literatura mundial (francesa). El protagonista mata a un “árabe” sin mayores motivaciones personales.
  9. Wink, Poppy, Midnight de April Genevieve Tucholke. Tres jóvenes, tres familias disfuncionales, un lazo que los une.
  10. Rendición de Ray Loriga. En algún lugar del mundo una Guerra obliga la evacuación total hacia un área restringida. Los que llegan a esta ciudad en la que reina la transparencia literalmente, son victimas de la transparencia. Nada se oculta. Todo está expuesto. Otra distopia. Parece que leo muchas de estas…
  11. Ready Player One de Ernest Cline. Una divertida aventura por el mundo de los videojuegos y la cultura de los 80 en EEUU. Un adolescente se ve involucrado en una intriga y la resuelve con la ayuda de sus “amigos” que solo conoce por sus avatares en la red. La versión fílmica salió este año.
  12. The Housekeeper and the Professor de Yoko Ogawa. Una ama de llaves llega a atender y cuidar de un profesor de matemáticas que tiene un problema particular: solo recuerda los últimos 90 minutos de su vida.
  13. The Wish Granter de C.J. Redwine. Una joven trata de librarse y librar a su hermano del hechizo de un mago que los tiene a su merced. Hay una mezcla de cuentos de hadas en esta novela entretenida pero no maravillosa.
  14. Altered Carbon by Morgan. En el futuro toda vida es temporera. Esta la leí después de ver la serie en Netflix. Takeshi Kovacs es un guerrero cuya conciencia ha sido transferida al cuerpo de un policía con la intención de que ayude a un millonario a dar con la persona que lo asesinó. Si el rico busca a su asesino..."suspension of disbelief" como diría Wordsworth. Intriga, corrupción, espionaje.
  15. Kraken by China Miéville. En el Museo de Historia Natural de Londres trabaja Billy Harrow, un experto en cefalópodos. En un tour del museo, a su cargo, Billy descubre que la pieza más importante de la colección, un calamar gigante ha desaparecedlo. Así empieza para Billy un raro, desquiciante y alucinante viaje por recuperar el espécimen. Lo acompaña Dale, quien es un fanático de una secta que adora al calamar como su dios.
  16. Mundo Cruel de Luis Negrón. Colección de cuentos en el que los protagonistas o son gay o hablan de alguien gay. No recomiendo leer de una sentada ya que se tornan repetitivos. De a poquito son más divertidos. La voz narrativa de algunos cuentos es como oír hablar a un amigo querido.
  17. Los niños de la estrella amarilla de Manuel Escobar. En la Francia ocupada por los nazis, dos niños tratan contra toda posibilidad de reencontrarse con sus padres. Basado en la historia verídica de una población en Francia que protegió a varios niños judíos.
  18. Neverwhere de Neil Gaiman. Richard Mayhew ayuda a una joven herida que encuentra en la calle y su vida se transforma. Pasa de ser habitante del Londres contemporáneo a ser un visitante al mundo desconocido del London Below, o sea, un mundo fantástico de ángeles malvados, ratas parlantes y otros habitantes extraordinarios que viven en un mundo paralelo que existe debajo de la ciudad inglesa.
  19. The Old Man and the Sea de Ernest Hemingway. El clásico de Hemingway y asignatura pendiente. Me costó leerla aunque es bastante corta pero me obligué a terminarla.
  20. Meursault: Caso Revisado de Kamel Daoud. Otro intento de reescribir la historia colonial, muy exitosamente, dicho sea de paso. Es una novela hermosa. El hermano del árabe asesinado en El extranjero reclama la identidad de su hermano para que no muera en el anonimato.
  21. The outsiders de S.E Hinton. Otro clásico de la literatura Americana. Un joven, Ponyboy Curtis, de una comunidad pobre se ve involucrado en la muerte de un niño de bien tras un altercado entre ambos grupos. Ponyboy trata de protegerse y de proteger a su amigo y en el camino aprende algo sobre la vida.
  22. Lost and Found de Jacqueline Sheehan. Una mujer queda viuda y decide reinventarse en otra parte del país y abandonando su profesión de psicóloga. Se refugia en Maine y comienza una nueva vida de rescatadora de animales mientras oculta su vida anterior.
  23. A Man Called Ove de Fredrik Backman. Había visto la película y cuando me prestaron la novela la leí con entusiasmo. Ove, el personaje principal tiene unas frases memorables sobre la muerte y la vida. Es una novela triste y cómica a la vez sobre un viejo irascible (de 59 años) que trata infructuosamente de unirse a su esposa después de la muerte de esta.

Monday, October 29, 2018

La Mordaza (The Gag)

Aquí anuncio la primera edición en inglés del libro todavía tan pertinente de Ivonne Acosta Lespier, La Mordaza.





Friday, September 14, 2018

No soy feminista, soy pro-mujer




Siempre me sorprende cuando una mujer trabajadora, independiente y de apariencia liberal me dice que no es feminista.  Yo no sé cuando abracé el feminismo, pero lo que sí se es que fue temprano en mi vida de mujer. Mientras completaba el bachillerato tuve la suerte de tomar un curso sobre la literatura escrita por mujeres.  Fue allí que oí hablar por primera vez del ERA o Equal rights amendment, que se colgó en las dos veces que se intentó pasar. Leer The woman’s room de Marilyn French cuando estaba embarazada de mi hijo selló mi afiliación a esa filosofía. Y es que eso es el feminismo una filosofía de vida, una manera de ver y entender el mundo. El precepto básico del feminismo es la creencia de que la mujer es un ser humano y por lo tanto le corresponden los mismos derechos y privilegios que al hombre.

Para muchas personas el feminismo es sinónimo de aversión a los hombres. Por eso se cantan “pro mujer pero no feminista.” En mi ya larga vida he aprendido que no vale tratar de convencer a los que opinan diferentes, especialmente si son de cierta edad. La lucha hay que darla entre los jóvenes.

Muchos piensan que ya el feminismo ha dejado de ser pertinente. El que las mujeres hayan luchado y obtenido el derecho a votar no quiere decir que la lucha ha terminado, solo se ha transformado. En el 1973 con Roe vs Wade se pensaba que ya la lucha por el derecho a un aborto seguro y legal había terminado. Hoy vemos que no es así. En Argentina tan reciente como en agosto de este año 2018, los grupos feministas tenían la esperanza de que iban a obtener ese derecho. Pero no fue así. El proyecto de ley que buscaba que se les garantizara a las mujeres el acceso a un aborto seguro, legal y gratuito fue derrocado 38 a 31.

En Estados Unidos siguen los ataques a las clínicas de aborto, aunque nunca como en su pico en los 90. Ahora han surgido grupos disfrazados de clínicas pro mujer que buscan detener los abortos intimidando a las mujeres que buscan someterse a un procedimiento.

En Puerto Rico  la senadora del Partido Nuevo Progresista (PNP), Nayda Venegas Brown, ha radicado un proyecto de ley para obstaculizar y criminalizar los abortos. Ella aduce que las mujeres en la isla son obligadas a abortar o no se les provee la información necesaria para que desistan de ello. Su agenda es clara. Coartar el derecho en aras de “proteger”. El patriarcado, aunque disfrazado, sigue vivo. Venegas es de las que alega que es pro-mujer pero no feminista… ¿Qué quiere decir con eso? Seguramente es de las que cree que no se puede apreciar a los hombres ni sus logros si se es feminista. Le falta leer algo que no sea la Biblia. No sólo las mujeres creen en la igualdad de derechos. Hay muchos hombres que se identifican con el feminismo y creen en la igualdad de los sexos.

Lo cierto es que siempre hay alguien al acecho, buscando “proteger” a las mujeres. Son lobos vestidos de cordero. Lo que realmente buscan es controlar a las mujeres, especialmente a las que se dejan el pelo suelto y corren contrario al estatus quo.
               
Seguimos soñando con tener más mujeres en los puestos de poder, pero por alguna razón las que piensan como uno no acceden al poder. Tal vez porque gritan mucho, porque protestan y no se callan cuando habla un hombre, o será porque el sistema las margina. Solo entras al reino de los hombres si compartes sus creencias y si te comportas como toda una dama con todas las implicaciones de esa palabra.

En The Handmaid’s Tale o el Cuento de la Criada de Margaret Atwood, que ha tenido una segunda vida  gracias a la serie que se trasmite por HULU, en Gilead alguna vez “the great USA” las mujeres pierden todos los derechos por los que han luchado y ganado a lo largo de años. Pasan a ser meros participes de tres grupos básicos: esposas, criadas o parturientas. En la serie, que se desvía bastante de la novela, la esposa protagónica, Serena Joy, es una ferviente creyente en la Biblia.  Antes de que surgiera Gilead, resultado de un golpe de estado de los conservadores extremistas, era una activista y escritora en defensa de la familia y los valores tradicionales. Cuando se forma Gilead la postergan al rol de esposa. Se ve obligada a dejar el activismo y la escritura. La serie intenta ser una moraleja, poniendo al público sobre aviso de lo que podría pasar si los extremistas tomaran el control. Es una serie para la época de Trump…

La novela sin embargo, es para todas las épocas. Nos recuerda que no debemos confiarnos, que los derechos adquiridos no son permanentes--sino que les pregunten  a los trabajadores que han visto sus derechos “adquiridos”(los bonos, las pensiones, los días de vacaciones, etc.) socavados en los últimos años…Hay quienes se quejan de los que protestan, pero por esos activistas aguerridos, desconfiados y valientes es que el mundo ha cambiado, para bien.

Menos mal que el gobernador ha dicho que no va a firmar el proyecto que pone más trabas al aborto aunque reciba la aprobación de la legislatura. No por eso nos debemos confiar en que todo pasó. Las luchas por la igualdad no son nuevas. Siempre parecen moverse un paso adelante y dos pa’tras.


Enlaces importantes:


https://www.noticel.com/ahora/legislatura/nayda-venegas-yo-no-soy-feminista-pero-soy-pro-mujer/790947978

http://www.presenciapr.com/matria-denuncia-agenda-para-prohibir-el-aborto-en-puerto-rico/

https://www.80grados.net/el-movimiento-cristiano-y-la-propuesta-del-nuevo-codigo-civil/