Thursday, November 27, 2014

Entre quejas y agradecimientos





Después de quejarme por la remodelación de la cocina, tengo que ponerlos al día con lo que sucede hoy, el día de Acción de Gracias. Pues, digamos que queda por hacer.  O sea, todavía NO tengo cocina que se pueda usar. Lo bueno es que ya está tomando forma. Lo malo es que no con la rapidez prometida.  Y vamos a eso.

Cuando hicimos el contrato de remodelación, le preguntamos al vendedor que cuánto tiempo se iba a tomar y nos dijo que de 6 a 7 semanas para hacer los muebles y dos en instalarlos.  Pues, el contrato se firmó en agosto y estamos en noviembre. Según su versión de los hechos, los muebles ya estaban terminados y solo faltaba el tope que había que mandarlo a buscar en las ventas del infierno.  Cuando les he reclamado por esto a los ebanistas, me miran con pena.  Me aseguran que así no son las cosas. Es más, mucho del trabajo que yo pensé iba a hacerse en algún magnífico taller se ha hecho en el patio de mi casa o dentro de mi casa. Seguro que los empleados dirán que soy una ilusa, en el mejor de los casos y una pendeja en el peor.  Supongo que soy un poco culpable de ambas cosas. Ilusa, porque creí que era posible que se hiciera el trabajo en dos días. Pendeja, porque le creí a un vendedor. Como diría Homero Simpson…

Hace poco leí que los vendedores son los profesionales con más futuro. Mientras que pocos querrán ser periodistas por el peligro que representa—claro en los países con prensa seria e investigativa-- los vendedores estarán vendiéndonos ilusiones por años y años...

Como es día de dar gracias, yo también lo haré aunque no doy gracias a ningún ser divino sino a la vida que me ha hecho una persona muy agraciada y privilegiada.  Lo que quiero decir es que a pesar de todo lo que pudo salir mal, realmente he salido adelante y como diría Batty Roy “I’ve seen things….Y sé y me apena enormemente, que otras personas no hayan tenido mi suerte. Así que a pesar del descargue contra la industria de gabinetes, sé que todo va a salir bien y que a la larga “This, too, shall pass.”

Aquí la lista:

 Estoy agradecida de tener un marido maravilloso que me apoya en mis proyectos—aun cuando tenga reservas. Me siento orgullosísima de mi hijo y el camino que ha elegido.  De tener tres nietos hermosos y buenos—unos más traviesos que otros pero cariñosos y ocurrentes y que aunque el más pequeño no me reconozca como parte suya todavía, lo queremos y disfrutamos igual.

Estoy agradecida por mis padres que aun viven y están mayormente lúcidos y quienes, a su manera, me enseñaron como se sobrevive.  Mis hermanas, todas diferentes y con sus idiosincrasias—a veces irritantes, pero supongo que yo también tendré manías exasperantes (touché).  Por mi hermano que vive lejos pero se mantiene en contacto. Por todos y todas mis sobrinas y sobrinos—alguna/os más allegada/os pero igualmente querida/os. Por toda la familia que he acumulado gracias a mi colega favorito y quienes llenan un espacio necesario en la vida.  Por los amigos y los parientes, los de sangre y los postizos, con quienes comparto emociones, expando el intelecto, y quienes me hacen una mejor persona. Agradezco que todos los mencionados estén en mi vida porque todos son indispensables.

Amén.

No comments: