Sunday, May 13, 2012

Día de las madres, otro punto de vista

Acabo de leer en Nation of Change algo sobre la historia del día de las madres (“The radical history ofMother’s Day”)  que me hizo querer saber más.  Esto descubrí: Comenzó como una inquietud de Anna Reeves Jarvis por las condiciones en las que vivían muchas madres y sus hijos: sin acceso a alimentos y viviendo en condiciones infrahumanas. Luego se extendió su preocupación y el de las mujeres que se le unieron al desastre moral y físico de los heridos en la guerra civil norteamericana. Jarvis organizó entonces un día dedicado a fomentar la amistad entre las madres de ambos lados de la lucha. En 1870  Julia Ward (poeta), una de las seguidoras de Jarvis,  redactó una proclama del día de las madres como reacción a las guerras civil americana y la franco–prusiana.  En su proclama Ward hacía un llamado a las madres para que rechazaran la guerra, todas las guerras. Preguntaba como se justificaba el que sus hijos estuvieran matando a los hijos de otras madres. Aquí una traducción de parte del texto de la proclama: “Nuestros hijos no deben ir a una guerra a des-aprender todo lo que les hemos enseñado sobre la importancia de la caridad, misericordia y paciencia.”

La lucha de Jarvis, la continuó y asumió su hija, Ana Jarvis quien nunca fue madre. Y fue gracias al empeño de Jarvis (hija) que finalmente en 1914 el entonces presidente Woodrow Wilson lo declaró día festivo.

A pesar de que Jarvis se oponía a la comercialización del día—fue arrestada protestándolo y murió sin un centavo, la industria de las flores, hizo de las suyas. Hoy no concebimos del día sin las flores y todas las demás industrias que se aprovechan de nuestros sentimientos de culpa. Kacere nos reclama que como manera de rendirle tributo a la propulsora del día resistamos la presión de las industrias que se lucran del día y recordemos que todavía estamos en tiempos de guerra.

“The thousands of civilian casualties in Afghanistan and Iraq as well as the devastating impact of post-traumatic stress disorder on our veterans are just the beginning of the terrible repercussion of war.  As we saw last week an announcement of an extension of the military occupation of Afghanistan, let this mother’s day be a day after Julia Ward Howe’s own heart as we stand up and say no to 12 more years of war.”

Tampoco estaría mal recordar que la industria de las flores se lucra del trabajo y la explotación de sus trabajadores, la mayoría mujeres. Sin embargo, no es frenando la compra de flores u otros artefactos para las madres que se acaba con esta situación sino exigiendo que las industrias traten a sus obreros y obreras de forma justa y humana.

2 comments:

Elba Iris Pérez, Ph.D. said...

No sabía como había originado la celebración, gracias por compartir la información. Esto me hace pensar en la explotación que viven los trabajadores de diamantes. ¿Cómo podemos exigir que las industrias sean mas justas y humanas?

elf said...

Wow. That's a tough question. Se me ocurre que una posible solución es solo comprar en mercados comprometidos. Los que llevan el Fair Trade Agreement seal. Los hay en la industria de los diamantes y hasta para comprar café. Y evitar las multinacionales que se lucran de la explotación de los obreros y obreras.