Monday, May 11, 2015

Vuelta, vuelta amigo

Hace unos cuantos años comentaba sobre la regularidad con la que me encontraba visitando funerarias.  En aquella ocasión eran tíos, o conocidos de la edad de mis padres.  Rara vez era algún contemporáneo o persona joven.  Hoy parece que me llegó el turno.  Un amigo muy querido acaba de dejarnos.  Hace algunos años cuando la hermana de una amiga murió, mi amiga estaba rebelde con el mundo.  “¿Cómo es posible que se muera ella que era tan buena y no le hacía daño a nadie?” Reclamaba entre sollozos. Pues nuestro muerto es de ese tipo. Rick era una persona jovial, ingeniosa, generosa e inolvidable. Lo conocí por mi marido. Fueron vecinos en la residencia de la Universidad. Venía de una familia numerosa y católica.  Era un poco místico; parecía un yoghi puro y asceta. Era notorio entre los amigos por ser el que se mantenía en contacto y servia de enlace entre unos y otros. Se pasaba todo el año recogiendo, guardando y comprando las cosas más inauditas para enviarles a sus amigos en Navidad, su época favorita. Cada año cuando se acercaba el 25 de diciembre recibíamos una caja llena de regalos diversos que podían incluir, cupones de descuento, recortes de periódicos, figuritas para el árbol, algún CD  extravagante  y una postal en la que nos hacía algún cuento insólito sobre como había pasado el año. Raras veces nos contaba nada de su vida o su trabajo.

Yo lo conocí en 1996 en un viaje que dimos el colega y yo a Atlantic City y que aprovechamos para visitar a Rick en Philadelphia. Aquella vez nos dio un tour por la ciudad y nos mostró the First National Bank y the Liberty Bell con mucho orgullo y una buena dosis de sorna.

La próxima vez que lo vi fue en el 2005.  Estábamos en una conferencia y aprovechamos para encontrarnos en el hotel con el, para cenar.  Fue agradable el compartir  pero poco el tiempo. Sin embargo, desde entonces, por alguna razón, le entró la idea de celebrarme el cumpleaños y como no sabia la fecha decidió que sería en mayo, el 15 de mayo para ser exacta. Así que cada año para esa fecha recibía una caja que incluía varios regalos y una postal—siempre en tono de broma.

El año pasado (2014) cuando el colega cumplía 60 años decidí celebrarlos en grande.  A los primeros que les escribí fue a los de la banda allá, especialmente aquellos con los que no me comunicaba por email. Rick fue el primero que me contestó. Le había llegado mi carta. Lo había convencido de que este era un buen momento para la aplazada visita a la isla—llevaba años diciendo que vendría sin aventurarse. Me alegré tanto de saber que vendría; quería correr a contárselo al cumpleañero pero me tenía que contener: era una sorpresa.

Rick llegó a Puerto Rico.  Sorprendió a EPM no solo su visita sino que trajo consigo a otro buddy de los tiempos universitarios. Ese día caminamos por SJ, comimos en Manolo’s y hablamos, reímos y bromeamos. Rick tenía una facilidad increíble para encontrarle el lado cómico a cualquier situación. El día de la fiesta, llegaron a tiempo y sin perderse (lo que lo llenaba de mucho orgullo), conocieron a la familia, a los amigos y hasta bailaron.  Me atrevo a decir que era la primera vez que bailaba Rick y estaba feliz. Al otro día fuimos a pasar el día con el en su hotel en SJ. Yo estaba cansada y quería irme, pero él nos entretuvo contándonos de su trabajo, su apego a la bicicleta y de su enfermedad (tenía cáncer de la piel, pero lo habían dado de alta). Cuando ya nos íbamos, sacó una libreta de Ricky Martin que EPM le había enviado alguna vez en los 90 de regalo—ese era el tipo de cosa que se intercambiaban—y nos pidió que se la firmáramos. No recuerdo qué escribimos, pero él se mostró satisfecho y me parece todavía verlo sonreír mientras leía nuestros mensajes.

A la semana siguiente nos llegó una caja de él. Adentro había dos adoquines: uno para mí y el otro para EPM. Como era su costumbre, nos escribió una carta contándonos todo lo que tuvo que luchar para hacerse con un adoquín sin que lo arrestaran. También quería saber cuál era mi segundo apellido ya que firmaba elf. Le dije que si lo adivinaba le haría llegar de regalo un certificado de compras para su Pueblo Supermarket más cercano--le gustaba enviar certificados de cosas que no había forma de redimir. Para mi sorpresa, lo averiguó como lo haría cualquier hijo de vecino, me buscó en Google.

En Navidad 2014, recibimos la acostumbrada caja. Esta vez incluía regalos para los nietos a quienes había conocido y con quienes entabló un rapport  instantáneo…Así era...

Pocos de nuestros amigos y familiares tuvieron el privilegio de conocerlo como nosotros y qué pena, porque era un ser tan especial y ¡qué hueco tan grande va dejar en nuestras vidas! Yo que no lo conocí tanto como mi marido, lo extraño. Sin embargo, sé que como dice el colega, era un amigo como ninguno. QDP.


Friday, May 08, 2015

Birdman, o el álter ego



Todos los seres creativos buscan la inmortalidad de una forma u otra. Decía Shakespeare que sería a través de su verso que la persona amada (y el poeta a su vez) alcanzaría la anhelada eternidad.  Aquí como ejemplo, un fragmento del Soneto 81--aunque varios de sus poemas tratan el mismo tema de la inmortalidad a través del verso.  
“When all the breathers of this world are dead;
You still shall live (such virtue hath my pen)
Where breath most breathes, even in the mouths of men.”

Así que podríamos decir que el escritor(a) busca la perpetuidad en su obra. Por eso escribe y escribe y no descansa hasta encontrar el verbo que “ages and ages hence” lo ponga en boca de todos. Asimismo, el pintor busca entre texturas y colores una forma de reproducir su mundo que lo distinga de los demás artistas plásticos; el actor busca el libreto perfecto, el personaje que lo destaque, que le de renombre, que lo lance a la inmortalidad. A veces para un artista basta el reconocimiento de los fans, pero cuando se presume de ser un actor serio, la fama no basta.

Birdman, película ganadora del Oscar en 2015 y dirigida por Alejandro González Iñárritu, nos habla de la necesidad que tenemos de dejar una huella, un legado. Ese afán por ser recordado de una forma en particular… Es, a mi parecer, la historia de todos nosotros. Desde que salió la película quise verla, pero no fue hasta ayer que logré hacerlo. Es como la imaginé: Estupenda.

Birdman or the unexpected virtue of ignorance es la historia de Riggan (Michael Keaton) un actor que se ha hecho famoso por su interpretación de un superhéroe, y que abandona la fama y su personaje icónico—o pretende hacerlo—para convertirse en un actor auténtico.  Para lograr su objetivo, escribe un libreto basado en un cuento de Raymond Carver (gran cuentista americano) e intenta montar, dirigir y actuar en la obra y hacerlo nada menos que en Broadway, la cima del teatro estadounidense. La idea es que tener éxito en Nueva York, le dará el respeto de sus pares y de la crítica que tanto anhela. Sin embargo, Birdman, el personaje, rehúsa hacerse a un lado. Se convierte en su álter ego, una conciencia, impertinente y peligrosa. Le reclama, humilla y acosa sin compasión. Su caótica vida personal y los demás actores (entre ellos, un magnífico pero egocéntrico actor secundario-- Edward Norton en el papel de Mike) intentan socavar sus metas y llevarlo a la ruina. Y hasta aquí la sinopsis para no arruinarles el final.

Pocas veces uno se siente complacido con la elección de los Oscares, pero esta vez, tengo que aplaudirla. Una pena que Keaton y Norton no recibieran premios también. Este tiene que ser el mejor papel de Keaton que recordamos por su actuaciones en Beetlejuice y en Batman, este último un rol que se atrevió a abandonar años atrás y que muchos ven como el comienzo del final para su carrera. Ambos roles ya datan de hace veinte años lo que habla mucho de la dirección en picada que había tomado su carrera desde entonces. El actor admite haber usado su propia experiencia con Batman para el rol de Riggan en Birdman.  Cuando recibió el premio en la categoría de mejor actor en Los Golden Globe Awards, se mostró sumamente conmovido. Ahora que he visto la película y he leído sobre el, entiendo su reacción al premio. Era, supongo, el reconocimiento al que aspiraba Riggan, el personaje y a la vez, Keaton, el actor. Los críticos juraban que se llevaría el Oscar, pero no fue así. Una reseña que leí decía que a los de la Academia/Oscares no les gustaban las historias de redención, y que igual que ha ocurrido con otros actores que intentan regresar del anonimato, Keaton fue ignorado/castigado, no premiado. Sin embargo, Birdman ganó el premio a mejor película y mejor dirección aun cuando una de las críticas más severas que hace la película es a los críticos que son capaces de dejar que sus prejuicios personales nublen su apreciación de una buena obra.

En fin, que recomiendo la vean ya que es un film diferente que nos habla a todos. González Iñárritu, quien escribió el libreto además de dirigir la película, alega que Birdman es su propio álter ego, ese ser que lo eleva y destruye a la vez cuando intenta crear algo. Toda persona creativa, y supongo que los demás también hasta cierto punto, conviven con esa voz interior que la obliga a vivir con el temor al fracaso y a la humillación.  Por lo que tengo que reiterar, todos somos Birdman.

Reseñas a las que me refiero:

Friday, May 01, 2015

las calenturas de mayo...



Estamos a 1ero de mayo y ya se perfila el mes, sino el verano, como uno bastante caliente. Ya hemos visto varias alzas en temperatura y no es solo en la isla. Justo hoy en El Nuevo Día aparece la noticia de cómo una mancha de agua caliente en las aguas del Pacifico ha obligado a las focas (más bien sus crías) a buscar fuentes de alimento en las costas de San Francisco. (Ciencia, p. 65) Y mientras los residentes de San Juan, y otras áreas invisibles—léase el resto de la isla-- malgastan el agua lavando carros y aceras en tiempos de sequía, la noticia más caliente que nos preocupa es de índole política-económica.

Resulta que el gobernador no ha conseguido que la legislatura apoye su reforma contributiva que iba estrechamente ligada a la imposición de un IVA del 16%. García Padilla está rabioso con los “disidentes” que le han votado en contra. Su frustración es visible. Y no es para menos. El pobre no ha dado pie con bola. Ninguna de sus estrategias para enderezar la precaria condición financiera del país le ha resultado.  El pueblo, o por lo menos la percepción del pueblo, es que las cosas han empeorado. Yo, por lo menos, no le echo toda la culpa al gobierno actual—aunque tampoco está exento de culpa. Sin embargo, AGP tenía que haber previsto cuando se lanzó a la carrera que esto no iba ser fácil. Cualquiera que aspire a la gobernación y tenga como meta realmente mejorar la situación económica del país, tienen que ser un megalómano o un superhéroe. No me imagino la cantidad de entuertos que hay que enderezar a diario. Y ni hablar de todas las fotos que hay que tomarse y las sonrisas que hay que prodigar y las conversaciones vacuas que tiene que soportar… (IAL decía que no podría correr para un puesto político porque no tendría la paciencia para besar tanto bebé que le ponen delante a uno…) En fin, que no es fácil.

Pero bueno, aceptaste el rollo y ahora ¿qué?

No puedo hablar del IVA porque al igual que la mayoría de nuestros legisladores, no lo entiendo del todo. En la página del Departamento de Hacienda definen el IVA como un impuesto a lo que consumes y no a tus ingresos. Esa definición no nos sirve para nada ya que así nos vendieron el IVU. Cuando se impuso el IVU en el 2006, nos aseguraron que esta reforma nos salvaría del caos. Todos iban a pagar impuestos y la clase trabajadora dejaría de cargar sobre sus hombros al país. Si hasta la economía subterránea iba a pagar…Nueve años después estamos peor de lo que empezamos. No sabemos qué hicieron con los recaudos del IVU, pero lo que sí es cierto es que no todos pagan el IVU, y algunos que lo cobran tampoco lo reportan. Y es que como bien dice el dicho popular “el que hace la ley, hace la trampa.”

Y es que dentro de la semilla de la Reforma viene engranada la forma de subvertirla.

Así que... ¿qué hacer? Lo ideal sería que el gobierno considerara todas las sugerencias que han hecho diversos grupos, desde los economistas hasta los sindicalistas.  Y se sentara seriamente a ponderarlas.  No es dejarlos hablar y asentir con la cabeza, mientras en la mente se elucubran formas de rebatir sus propuestas.  Lo que me parece que podría funcionar es hacer como hacen los detectives en televisión, poner todas las propuestas en un tablón de edictos (bulletin board) y analizarlos. Ver las que se parecen, las que se contradicen, las viables, y las que habría que descartar. Así tal vez, se logre una Reforma realmente participativa que satisfaga a la mayoría. Ninguna reforma va a satisfacer a todos, pero me parece que en un análisis serio de todas las propuestas está el secreto de una verdadera Reforma democrática.

Veamos. Un llamado que hacen muchos sectores es a eliminar los subsidios, que son en su mayoría regalos que se hacen a diversos grupos para favorecer sus votos. (Y no digo que solo a los pobres. Hay subsidios corporativos que son un verdadero escándalo) También eliminar las amnistías y hacer valer las múltiples leyes que regulan el pago de  multas, el pago de contribuciones, etc. Claro que para hacer cumplir las leyes hay que fortalecer a las agencias concernidas: la Policía, Hacienda y la Judicatura. Para empezar, tendríamos que aumentar el número de policías (y sus sueldos), aumentar el numero de investigadores en Hacienda, y aumentar el numero de abogados /jueces que atienden estos casos. Otra propuesta es aumentar el impuesto a las multinacionales-- aunque si les quitamos los subsidios ya resolvemos parte del problema. ¿Sabía que Walmart y Walgreens reciben subsidios para contratar personal? Vea reportaje: http://periodismoinvestigativo.com/2014/02/walmart-puerto-rico-se-expande-con-ayuda-del-gobierno-pide-millones-en-fondos/

En fin, creo que he expuesto mi tesis y ya me extiendo demasiado...