Thursday, November 13, 2014

De amor y flores




Por primera vez en la historia espacial, un grupo de científicos en una misión internacional (Rosetta) ha logrado aterrizar un objeto, la sonda Philae, sobre un cometa (el Churyumov-Gerasimenko 67P—denominado así para honrar a quienes lo descubrieron en 1969). El alegado propósito de este experimento es recoger información pertinente que contribuya a descifrar el origen del sistema solar que data de aproximadamente unos 4.5 billones de años. 

Dicen que cuando el Philae aterrizó sobre el cometa, se oyó una especie de estallido que los científicos han llamado “el canto del satélite.” Los científicos que han estudiado el raro e inesperado fenómeno piensan que los sonidos que escucharon tienen que ver con la actividad eléctrica que reside en el cometa—pero no entienden del todo ni cómo ni porqué se produce. Aparentemente, el cometa suelta unas partículas al espacio que se cargan de electricidad debido al proceso de ionizacion y esta electricidad produce un sonido que los científicos identifican como melodioso. El supuesto canto es demasiado bajo para que lo detecte el oído humano, solo se detecta con algún súper instrumento de los que usan los astrónomos. La música se oyó por primera vez en agosto de este año cuando el robot se acercó a unos 100 km del cometa.

Al que le interese, puede escuchar la grabación, reproducida para consumo humano en esta página.  http://blogs.esa.int/rosetta/2014/11/11/the-singing-comet/

A mí me parece—en mi mente informada por películas y novelas— que “el canto” (que parece el gorgojeo que hacían los radios de antes cuando prendían o trataban de sintonizarse) puede ser una de dos cosas: un mensaje o un Tracker. El mensaje diría algo así como “Aléjate fuerza dañina.  No queremos nada que ver contigo.” Y el Tracker estaría al igual que Rosetta, recogiendo información sobre el aparatito que apareció de la nada y ya se ancló—aunque precariamente a su superficie. Y es que si en verdad existe vida en otros planetas, allá estarán igualmente estudiándonos y buscando formas de protegerse de nosotros. Según he leído el Rosetta ha estado persiguiendo al Churyumov–Gerasimenko 67P por unos diez años y el cometa, le ha estado huyendo y con razón.  SI yo fuera Alien no querría mezclarme con los humanos.

Y es que desde que empezó la carrera espacial, los humanos se han encargado de lanzar, dejar o “olvidar” tanto objeto en el espacio que ya es un gran basurero allá arriba—se cree que hay hasta restos de animales muertos por allá. Y aparentemente es costosísimo recoger lo abandonado que no  van a hacer mucho por remediar la situación.  NASA en 1995 propuso formas de mitigar la basura, pero poco se ha hablado de eliminar o recogerla. Los objetos dejados atrás viajan a una velocidad de 17,000 km por hora. ¿Se imaginan que peligroso? (http://science.howstuffworks.com/space-junk1.htm. No me extrañaría que de suceder algo con el Philae, este quedaría orbitando en el espacio contribuyendo a la basura que ya existe en cantidades demasiado grandes.  Aquellos que hayan visto la película Gravity recordarán toda la basura que dejaron las misiones anteriores a la de Sandra Bullock en el área y que pusieron la vida de ella, y la de George Clooney en peligro (los personajes, por supuesto).

Los científicos se protegen de las criticas diciendo que las naves que van al espacio pueden evitar toparse con basura—así son de sofisticadas. Y que las que caen a la tierra terminan desintegrándose, pero aún así…desde mi perspectiva de alienígena, no me gustan esas criaturas de dos patas-- a pesar de que llegan profesando amor y flores--no hacen sino echar detritus y dañar el área…mejor me mudo.

Thursday, October 30, 2014

Libros influyentes 2


La segunda parte de mi columna sobre  los libros influyentes en mi formación ha resultado más difícil de lo que creía inicialmente. El problema es en tratar de reducir los libros/autores y colocarlos en categorías. Tantos libros se agolpan tratando de sobresalir que corro el riesgo de dejar fuera algunos muy importantes e incluir otros que tal vez no lo fueran.  Así que decidí para esta segunda lista incluir los libros que creo, me condujeron a la lectura seria, literaria.  Antes de descubrir estas novelas andaba con la cabeza llena de musarañas.  Leía a Barbara Cartland, Victoria Holt, Corín Tellado y cuanta cómic de Susy, Archie o Fantómas que encontraba en mi camino.  (Las cómics tienen su propio mérito que no voy a a discutir aquí…solo digamos que son imprescindibles, o por lo menos en eso coincido con otras amigas y amigos lectores.)

Fue en la escuela superior que por primera vez leí un libro asignado que realmente me hablaba: La amortajada de Maria Luisa Bombal. No recuerdo porqué aquella novela me atrajo tanto. No la he vuelto a leer, pero creo que me atrajo la idea de estar muerta y poder recapitular la vida como lo hace la protagonista.  En esta novela, la protagonista ve llegar hasta su féretro a todos sus seres queridos y eso le permite narrar su vida desde la relación que tuvo con uno u otro. Esa es una fantasía que se me ocurre debe ser muy común, la de imaginarse uno muerto y ver quienes te lloran.

Luego tengo que incluir a Los hombres del hombre de Eduardo Barrios y Los de abajo de Mariano Azuela. La primera es sobre un hombre que descubre las múltiples facetas de su personalidad y cómo brega con ese despertar de conciencia. Los de abajo es una novela que ridiculiza la revolución mejicana, o por lo  menos así la recuerdo. Un líder derrocaba a otro en un ciclo que parecía infinito y las tropas se arremolinaban bajo la bandera del más fuerte. Ya sentada mí ruta en la buena lectura, leí en esos años a Cien Anos de Soledad. ¡Que sensación tan extraña y a la par tan complaciente!Es realmente una novela única...

En la Universidad leí otras novelas y obras de teatro que me fascinaron y condujeron a otras lecturas y otras ideas sobre la vida: Pedro Páramo de Juan Rulfo, Nada de Carmen Laforet, Corona de Sombras de Usigli, Jude the Obscure de Thomas Hardy, Light in August de William Faulkner, Crimen y castigo de Dostoievski, For Colored Girls de Ntozake Shange's. 

En fin que estas son algunas de las que me vienen a la mente como novelas asignadas que abrieron mis ojos a otra forma de entender la vida...y a apreciar la literatura no solo como forma de entretenimiento sino como detonante para el pensamiento crítico, y como un juego de imágenes que sólo lo logra la redacción cuidada y el respeto a las palabras--porque qué es una novela sino un conjunto de palabras que unidas forman una narración que nos invita a explorarla, disfrutarla y (re)inventarla junto al autor.




Wednesday, October 08, 2014

Libros y un comentario




Cuando alguien me pregunta qué libros marcaron mi vida siempre me quedo muda. No sé qué responder. Y es que son tantos libros y han llegado por tantas avenidas diferentes y me han afectado de formas diversas. A veces pienso en los libros que recuerdo haber disfrutado inmensamente pero que simplemente no me dí cuenta en el momento de cómo cambiaban mi vida.  Esta columna es un intento de recoger en una lista los libros que si bien tal vez no cambiaron el rumbo de mi vida, me formaron o informaron. Tal vez sólo fueron importantes brevemente o en un momento particular, pero esta lista incluye los que se han quedado conmigo como esos libros que nunca regalaré y que presto con mucha renuencia. 

Aquí una lista acompañada de una reflexión de los libros que fueron moldeándome ya sea para la vida o tal vez simplemente para la lectura. No es una lista cronológica, sino en orden de impacto, creo.

1. The Women’s Room de Marilyn French: No recuerdo cómo llegó a mis manos este libro, pero sé que lo leí cuando estaba encinta de mi hijo. Ya para ese entonces yo había abrazado el feminismo como doctrina de vida pero todavía no entendía como todo en la vida estaba teñido según el sexo por el que se mira.

En el bachillerato había tomado un curso de literatura de mujeres y creo que pudo ser aquí que por primera oyera hablar de The Women’s Room.  Este libro escrito en 1977 fue la primera novela feminista, que yo recuerde, que caía en mis manos y recuerdo que fue un electroshock, un despertar de conciencia.  Me vi reflejada en Mira, la protagonista. Mira (como la recuerdo, pues tendría que releer la novela para recordar los detalles) es una joven más bien rebelde que se casa con un estudiante de medicina con el que luego tiene dos hijos. Mientras su marido sale a estudiar y luego a trabajar, Mira se queda en casa preocupándose por el color que le va a dar a las paredes de la sala. (Esta es una escena que recuerdo con una claridad asombrosa.) Años después la pareja se divorcia y Mira se va a estudiar. Los primeros días se siente rara y marginada.  Se va para el baño de las “damas” y encuentra que alguien ha tachado las palabras “ladies’ room” y ha escrito “women’s room”. (Así comienza la novela--ella refugiada en el baño. La portada también tiene las palabra “ladies” tachada y sobrepuesta está “women’s”). Esto la obliga a repensar su vida. Así también rompió esa primera escena los esquemas que yo a pesar de mi “enlightenment” había aceptado como parte “natural” de la vida.

French más tarde escribió otra novela que me gustó muchísimo también, Her Mother’s Daughter sobre las relaciones materno-filiales. Aunque parecida a TWR, no tuvo el impacto de la primera. French murió en el 2009 y aunque continuó escribiendo—tiene una novela póstuma—es desconocida por la mayoría de las lectoras de hoy. Su esquela sólo menciona a la novela que la hizo famosa.
No se habla mucho de TWR hoy día y me pregunto si me gustaría tanto hoy como me gustó entonces.

2. The Handmaid’s Tale de Margaret Atwood: Esta novela me la regaló mi hermana.  Ella la compró porque era de ciencia ficción, su género favorito, pero mi hermana tiene la costumbre de leer el final de cada novela para ver si “termina bien.” O sea, si tiene un final feliz.  Si no la tiene, la descarta. Yo, por el contrario, prefiero no conocer el final.  Yo compro novelas porque he leído algo sobre ellas y creo que me pueden gustar, me las han recomendado o, en la época dorada cuando podíamos acariciar los libros antes de comprarlos porque existían cosas llamadas librerías, leía la primera página y esta me agarraba.  A veces, una sola oración o un párrafo me convencía de que esa era una novela que tenía que leer.

Eso me pasó con The Handmaids’ Tale (THT). Leí la primera página y quedé prendada. Desde entonces declaro que mi escritora favorita es Atwood.  He leído todas sus novelas, algunos de los libros de ensayo, los cuentos y sus poemas. Cuando le dieron el Nobel de Literatura a Alice Munro (primera canadiense) me dio rabia. ¿Cómo es posible que Munro tuviera un Noble y Atwood no? Pero así suceden las cosas. Los homenajes no siempre se les rinden a los que se los merecen realmente, sino a los que pueden someterse a una forma de ver la vida, a los que no nos hacen sentir incómodos…Aunque se lo dieron a Naipual….(What was THAT about?)

Atwood es una escritora de un alcance inmenso.  Sus ensayos sobre la economía y el cambio climático son excepcionales, así como su crítica literaria. Recientemente leí que su última novela, una trilogía, será llevada al cine. No sé si ella escribirá el guión pero no me extrañaría.


 Aquí el segundo párrafo de la primera página de THT como muestra:

There was old sex in the room and loneliness, and expectation, of something without a shape or name. I remember that yearning, for something that was always about to happen and was never the same as the hands that were on us there and then, in the small of the back, or out back, in the parking lot, or in the television room with the sound turned down and only the pictures flickering over lifting flesh.

We yearned for the future. How did we learn it, that talent for insatiability? It was in the air; and it was still in the air, an after-thought, as we tried to sleep, in the army cots that had been set up in rows, with spaces between so we could not talk…


TO be continued….