Thursday, June 23, 2016

Desvaríos 2



En la novela de Carlos Gamerro, El sueño del señor juez, los residentes de la recién establecida comunidad de Maliheul viven pendientes de los sueños del juez de la paz ya que de ellos dependen su vida o su muerte. Y es que el señor juez, don Urbano Pedernera, no es capaz de separar los sueños de la realidad. Todo lo que le ocurre mientras duerme le parece que ha ocurrido o le ocurrirá por lo que toma precauciones arrestando, castigando y hasta matando a quienes tienen la desgracia de asomarse por sus sueños para contrariarlo. En esta novela hasta los vecinos de la comarca se creen partícipes de las aventuras oníricas de don Urbano y se someten a cada locura, convencidos de que si "si el juez nos sueña es para que podamos ser libres".

Mami, en sus múltiples sueños, tampoco distingue entre el sueño y la realidad.  Le parece que los sueños y la vida son un continuo sin fin. Últimamente le ha dado con soñar que está en la parroquia y que la misa se ha terminado y no la han llevado a casa.  El otro día Maggie, una amiga que vino a verla, le dijo que había habido una reunión de los legionarios y que había más de 200 personas en la iglesia.  Ella le dijo extrañada, “Pero si yo estuve todo el día allá y no los vi.” Maggie, muy astutamente le dijo “Debe ser que nos habíamos ido cuando tu llegaste.”

Mami también piensa que su cama es una alfombra mágica que la transporta de un lado para otro. A menudo despierta y pregunta si yo vi cómo llegó hasta donde se encuentra ahora. Ella recuerda estar en su casa que no es la que ocupa en este momento sino otra que existe solo en su imaginación, recuerdos o sueños. Yo, pensando que tal vez la ayudara la lógica le dije que recordara que si estaba la cama,el cuadro de la Virgen y el acondicionador de aire que estaba en su casa, por lo que ahora se imagina que la cama la transporta a lugares en sus sueños y luego la vuelve a depositar en ese cubujón, como llama el cuarto en el que duerme.  

Decía el afamado médico y escritor Oliver Sacks que la mente es de una complejidad tal que a veces solo se puede uno limitar a observar a los pacientes a ver si ellos ayudan a dar con la cura.  Decía que no hay una formula para la recuperación cuando de la mente se trata y a menudo los pacientes crean sus propias soluciones a los retos que enfrentan.  Supongo que eliminar la frontera entre el sueño y la realidad es la forma en la que señor juez acepta la derrota de sus sueños de grandeza y Mami negocia su condición mientras lucha por superarla.

4 comments:

Elba Iris Pérez, Ph.D. said...

Gracias por compartir estas experiencias con nosotros. Aún cuando tengo un hermano que sufre una enfermedad mental, tus historias me ponen a pensar. Las cosas que tu madre dice, por ejemplo lo del brazo perdido, me chocan, me sorprenden, siento que no sabría como responder. Tu confusion, tus respuestas y acciones son tan humanas. Tus historias sobre este proceso con tu madre representan lo mas importante que necesitamos en estas situaciones: si bien no tenemos la oportunidad de sanar a nuestros seres queridos siempre tenemos la oportunidad de tratarlos con amor, y respeto por su dignidad humana. Eres tan buena hija. Un abrazo, amiga querida.

elf said...

No sé si soy tan buena hija, pero sé que me desconcierta y llena de curiosidad (y dolor, por supuesto) esto que le pasa a mi progenitora.

Ivonne Acosta Lespier said...

Querida elf: Por favor no te estés juzgando. Sigue lo que haces con tu madre que es realmente maravilloso. Me ha fascinado esta historia. Es lindo ver que tus lecturas de literatura te ayudan a entender lo que le ocurre, como en este caso de los sueños. Tu madre es libre cuando sueña..¡qué hermoso concepto!

elf said...

Gracias, Ivonne. Tienes razón. Parece que en sueños Mami es quien era y puede ser libre.