Friday, June 08, 2012

La iglesia y el estado en Puerto Rico

Tomado del Blog Guillotinadas:

7 marzo 2012
Las iglesias fundamentalistas se han apoderado del gobierno de Puerto Rico. Mejor dicho, los pastores y supuestos pastores de iglesias fundamentalistas se han apoderado del gobierno bajo el Partido Nuevo Progresista.

Estos pastores se han declarado los jueces y dictadores de la moral en la Isla, desde la oposición al aborto, al uso de métodos contraceptivos y la educación sexual en las escuelas, hasta la condenación de las parejas del mismo sexo y ha incluirlas bajo las disposiciones especiales de la Ley de Violencia Doméstica, al igual que en casos de parejas envueltas en una relación adúltera.

Y eso es solo en el aspecto moral. Como si no fuera suficiente, ya no solamente tienen una exención de pagar contribuciones sobre la propiedad, y subsidios para el pago del servicio dd energía eléctrica y agua sino que bajo el PNP se le han aumentado los “donativos” de fondos públicos para realizar tareas que le corresponden al gobierno -salud mental, desintoxicación y rehabilitación de adictos, son algunos- y ahora le quieren dar exención del Impuesto a la Venta y Uso (IVU). O sea, que a ninguno de los productos que vendan  las iglesias o cualquier organización religiosa se le aplicará el IVU.

Además de ser una medida dirigida principalmente a amarrar los votos de los  seguidores de estos pastores oportunistas que pasean como pavos reales por nuestro quehacer político, el proyeto enviado por el gobernador Luis Fortuño a la Legislatura redundará en una pérdida de unos $5 millones en recaudos para el erario , según lo admitió hoy (7 de marzo de 2012) el Secretario de Hacienda en la radio (Radio Isla 1320).

Yo me pregunto, ¿porqué los que no somos feligreses de, o creyentes en estas religiones tenemos que subvencionar su existencia?  Aunque hay muchos religiosos honestos, sinceros, trabajadores y pastores realmente dedicados a ayudar a sus feligreses y las comunidades en que operan, esos no son los que dominan el escenario político de Puerto Rico.

Yo abogo porque no solamente se les siga aplicando el IVU a todas las iglesias y organizaciones religiosas, sino que se deroguen las exenciones que tienen de contribuciones sobre la propiedad y que paguen las tarifas de luz y agua que paga cualquier negocio, porque eso es lo que son: negocios. Negocios que trapichean interpretaciones acomodaticias de tractos bíblicos para manipular las emociones, los sentimientos y el bolsillo del pueblo.

2 comments:

David said...

Eso de estadidad, seguridad y progreso es el otro mito de Puerto Rico junto con el ELA. El lema de esa secta que lleva una palma azul como emblema debería ser: el fin justifica los medios. Como alternativa: la moral es lo que yo diga, my way or the highway.

elf said...

Tristemente así es David. Decía Roselló (way back when) que la última novela que había leído era Animal Farm; parece que los actuales líderes azules prefieren El príncipe de Maquiavelo.