Thursday, September 29, 2011

La crisis en la AEE

Ahora que el desdeñado director de la AEE, se ha convertido en el exdirector de dicha agencia, ¿qué tal si también nos deshacemos de algunos subsidios? Los subsidios como bien nos informaba Cordero hace unos meses, han sido creados por la legislatura a través de los años, no para fortalecer a la empresa pública, o al país sino para agenciarse votos.  Reconociendo la naturaleza maquiavélica de dichos alivios, empecemos por eliminar los otorgados a los hoteles, iglesias y municipios. Después, revisemos los subsidios a los individuos.  Que sólo los ancianos y personas con impedimento los puedan reclamar. Tal como recomienda la Propuesta de la UTIER presentada el 15 de septiembre, convendría ofrecer sólo subsidios que “cumplan una función social”.

Lo de cobrar las deudas morosas que recomienda la Unión, se cae de la mata.

Lo próximo sería revisar los salarios de los allegados al ex-director, los que recientemente se beneficiaron de su generosidad.  Para no pecar de mezquinos, se les podría rebajar sólo una fracción del salario actual, digamos que un 10%, 15%.  De esa forma mantendrían su aumento, pero se sacrificarían como lo hacemos los demás. 

Por último, a Cordero, se le debería imponer una multa cuantiosa, por descarado, por lucrarse a expensas de un pueblo que sufre una de las tasas de desempleo más altas de los últimos diez años y tal vez, por el peor de sus pecados, hacer lucir mal a su jefe.

No comments: