Friday, May 31, 2013

Oscar López, Part Two

El miércoles la actividad "32 por Oscar" fue un éxito.  Hubo tantos voluntarios para encarcelarse que se redujo el tiempo de 45 a 30, de 30 a 15, de 15 a 5, y hacia las 8:00 p.m. estaban entrando de dos en dos.  Entre los encarcelados más notorios se encontraba el alcalde de Arecibo.  Aquí una foto que nos envía el colega Rafael Bey.
Y también un close-up para que se pueda leer el mensaje y apreciar la expresión del alcalde, a quien le tocó estar en la celda durante el día y por 45 minutos.

Hubo una buena representación en Arecibo el miércoles y llegó gente de varios pueblos vecinos a participar: Manatí, Vega Baja, Lares, Hatillo, Camuy, etc.
Rafael Bey
También estuvieron presentes, entre otros, el cantante y músico camuyano Ricky Santiago, el cantautor Tito Auger, el activitsta Tito Kayak, y el grupo Mapeyé.  Unos entretuvieron con su música y otros con su sola presencia. No estuve durante el cierre de la actividad, pero la amiga Ivette Delgado nos dice que fue muy emotiva.

Un merecido reconocimiento a los organizadores de Arecibo, entre ellos la colega Martha Quiñones, el amigo Nicolás Martínez y a los demás a quienes no conozco por nombre.

Wednesday, May 29, 2013

Oscar López, 32 años después


Siguiendo las sugerencias de Ivonne Acosta en Sin mordazas, publico algo sobre Oscar López Rivera.  Oscar de 70 años lleva 32 años en prisión (como punto de comparación Mandela estuvo 27) por conspiración sediciosa. Aunque se le acusa de ser miembro de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional, nunca se pudo probar que estuviera involucrado en actividades sediciosas (a la FALN se les cree responsable por una serie de bombardeos en los años 70 en las que murieron unas 5 personas.) Cuando fue arrestado en el 1981, Oscar era un conocido activista social que buscaba mejores condiciones de vida y de acceso a una educación de primera para la comunidad boricua en Chicago.

Para protestar su largo encarcelamiento, varias organizaciones entre ellas el MUS y el MINH se han propuesto hacer un "performance" para resaltar la odisea de este preso político. 

Un gran número de personas, entre ellas conocidas figuras públicas como Mayra Montero y  Carmen Yulín se prestan para ser encerradas en una celda que mide 6 x9.  Estas dimensiones representan el tamaño de la celda en la cual pasó los primeros años de su encierro.  Estas celdas estarán expuestas en varias plazas alrededor de la isla, la más notoria por supuesto, es en San Juan. La actividad, además de protestar por la inusualmente larga carcelación, tiene como propósito exigirle al presidente Obama su indulto.

Anoche fue la inauguración de la actividad.  En Arecibo había un modesto número de personas--tal vez unas treinta (no se me ocurrió contar)--en la plaza.  La primera persona que entró al frágil artefacto fue el obispo Metodista Juan Vera Méndez.  No había prensa presente mientras estuve allí, pero supongo que alguien habrá subido sus fotos a Facebook.

Aquí incluyo un vídeo del mural que hiciera la Juventud del movimiento hostosiano en la playa la Poza del Obispo en Arecibo.






Saturday, May 18, 2013

Cualidades y quimeras



En una película muy conocida, un niño y una niña, después de probar una y otra nodriza, se sientan a hacer una lista de las cualidades que debería tener la niñera ideal. Como producto de este ejercicio, llega Mary Poppins quien es “practically perfect in every way.” Así pues, los universitarios debemos comenzar a hacer nuestras listas a ver si por algún milagro nos llega nuestro rector o rectora ideal, una Mary Poppins que nos ayude a tragar la “medicina amarga” mientras nos tararea una canción y pone la casa en orden.

Por supuesto que no estamos hablando de complacer a dos niños privilegiados sino a toda una comunidad compuesta por estudiantes, profesores, empleados, exalumnos y padres. Entendemos que ser rector no es tarea fácil y que hay presiones internas y externas formidables para el que ocupe la silla.  Entendemos también que siquiera soñar con complacer a todos es una quimera. Es claro, sin embargo, que se requiere de una fortaleza especial para hacer un buen trabajo y sobrellevar los malos ratos de forma flemática sin que se asome el desaliento y la frustración. Entendemos además que sólo aspirar al puesto y pretender administrar un grupo tan diverso y muchas veces, desenfocado de lo que realmente es y debe ser la Universidad, requiere un ego titánico.



Con mis disculpas al interino, aquí mi lista a los espíritus chocarreros que se desplazan por el espacio sideral, la universidad (dicen que los hay) y la estratosfera a ver si son capaces de enviarnos alguien que por lo menos se acerque a la descripción—Pito, estás cerca.

Nuestro rector, o rectora que conste, deberá:

1) ser un universitario de probado compromiso. Preferiblemente uno que haya sido director de departamento o senador académico, y cuyo desempeño en esta(s) tarea(s) haya sido ejemplar.

2) ser una persona decente y sin abanderamientos políticos de modo que no busque privilegios para sus panegiristas ni para sí.

3) ser un universitario que se atreva a tener voz propia y desafíe al Presidente y a la misma Junta de Gobierno cuando esta menosprecie, ponga en peligro o lacere la imagen de la institución.

4) conocer la universidad y los problemas que la aquejan. 

5) gozar de la confianza de sus colegas y estudiantes.

4) ser generoso, juicioso y prudente.

5) ser un investigador o estudioso, preferiblemente con publicaciones en su campo.

6) comprometerse a proteger a la Universidad y a los universitarios.

 7) creer en el diálogo y no tener viejas rencillas ni agendas.  Si las tuviera, deberá ir al Ganges, o al Río Grande de Loíza y librarse de todos sus odios y resquemores. No podemos tener un rector que venga a cortar cabezas y a ensañarse con los que lo han humillado.

8) creer en la universidad como bien público y no como botín de las corporaciones privadas o intereses externos.


9) cuidar de no violar los derechos de los empleados docentes y no docentes, y cumplir celosamente los acuerdos laborales.

10) debatir ideas respetando diferencias y sin menosprecio a los disidentes. (Tarea nada fácil)


11) involucrar  a la facultad en la tarea de hacer universidad siendo inclusivo en todos los comités y actividades.

12) buscar allegar recursos a la universidad de modo que las limitaciones presupuestarias no obstruyan la misión primordial de la Universidad.

 13) asegurar que haya una variedad de ofrecimientos culturales para el estudiantado: que vuelva la música clásica, el teatro y las artes a la universidad. Que todo graduando se jacte de haber tenido una rica experiencia cultural en el UPRA.

Ya sé que podría seguir y que en el momento en que publique la lista me acordaré de otra característica esencial, pero así son estos ejercicios: interminables.


Sunday, May 12, 2013

En el día de las madres...



Ayer fui a un baby shower, el de mi nieto. Los organizadores no escatimaron en los arreglos y la comida.  Los invitados disfrutaron y los futuros padres recibieron todo lo que habían pedido en su lista de regalos posibles.  Mi primo, a quien le gustan las fiestas y organizar actividades, me preguntó si de mi familia (o yo) se le iba a hacer uno para completar lo que no habían recibido.  Yo le contesté, “Ellos no necesitan nada.” Y así lo creo.  Para criar bien a un niño sólo se necesita un cambio de ropa, un biberón con alimento y un cambio de pañales.  Todo lo demás es exceso, lujo; lujos que algunos pueden darse y otros no.

Alguna vez mi hijo, cuando todavía hacía solo excursiones pasajeras al dark side, me escribió en una postal de madres--que por supuesto aún conservo--que a pesar de que nunca tuvo los tenis caros que tenían los demás (alguna vez me los pidió y yo me negué… long story, for later), me agradecía todo lo que había hecho por el y lo que le había enseñado. Claro que eran otros tiempos, pero yo creo que se les da demasiado a los niños, demasiadas cosas/objetos y demasiadas atenciones. 

En esta semana el periódico nos informaba que el 84% de las entrevistadas pensaban que el rol más importante de sus vidas era el ser madre.  A mí me sorprendió y molestó ese número.  Ser madre no debe ser lo más trascendental en la vida de nadie.  No digo que no sea un papel sumamente importante y que no deba asumirse de forma responsable, pero reducir lo que se es a ese solo rol, no está bien.  Y pretender que el rol en que una mujer deba sobresalir sea el de madre, pues me re-jode.  A un hombre no se le pediría eso.  Vamos, que seguro que ni se le preguntaría.

Si a mi me preguntaran ¿cuál es el rol más importante de tu vida? Pues no sabría que decir.  No he escrito una novela, ni he descubierto la cura para el Parkinson’s, pero sé que no diría madre.  Y que conste que creo que estoy en el top 10.  Quise (y quiero) a mi hijo; me aseguré de que estudiara y traté de inculcarle las formas de ser un ciudadano responsable y una persona sensible, sensata y compasiva. Pero pararme y presumir que eso fue el logro más importante de mi vida, pues no.  No quiero esa responsabilidad.  Por supuesto que me enorgullezco de tener el hijo que tengo: educado, trabajador, buena persona y arrojado, pero no asumo todo lo que él ha logrado como mío.  A veces buenas mamás, no tienen el mismo éxito con sus hijos.  Y no tienen que responsabilizarse por ello. Algunas simplemente tenemos suerte.

Nada, en el día de las madres, un saludo y un abrazo de solidaridad a las que lo son y las que lo serán pronto.  Pero también una súplica: cambiemos las estadísticas. Resistamos la presión social y consumista que nos compele a pensar que una mujer solo puede ser una persona completa cuando ha sido madre. Que en años venideros cuando le pregunten a una mujer, cuál es el papel que ha desempeñado con mayor éxito pueda decir: el de gobernadora, presidenta, maestra, servidora pública, artista etc. Ser mujer y ser madre no vienen de la mano.  Ya no.

Friday, May 10, 2013

La Universidad y sus sacrificados servidores

Ahora resulta que Ibis Aponte, quien hasta la semana pasada fungía como vicepresidenta de Asuntos Académicos en la UPR ha tenido que regresar a ocupar la silla que abandonó--seguro que pensaba que para siempre--hace más de diez años atrás.  Pero en la cueva de ladrones (antes administración central) aprendió una lección muy importante: Aquí nadie se va con las manos vacías.

En vez de hacer como haría cualquier profesor/a cuando lo destituyen de un puesto de confianza, volver a la cátedra, al retiro o buscar acomodarse en otro puesto administrativo...donde fuera, Ibis decidió acercarse a otro que sabe muy bien como se reparte el botín y logró convencerlo---seguro que sin mucho trabajo--de que le otorgara una sabática y un ascenso en rango (obviando los procesos que incluyen una reunión de la Junta Administrativa y la presencia de los senadores académicos).  Pensar que iba a tener que aprender a vivir con $60,000 míseros dólares y sin todos los privilegios de su puesto anterior, la dejó aturdida y abatida. "Déjame hablar con ese dechado de virtudes que es el rector y ver que podemos cocinar para que yo no tenga que volver alicaída a Arecibo," seguro que pensó.

El rector, por supuesto, no tiene nada que perder en el asunto.  Complace a la ex VIP, al hacer las gestiones para sus privilegios a sabiendas de que (a menos que me equivoque y sus conexiones sean más poderosas de lo que parece) la Junta de Gobierno NO le va a dar paso a esta solicitud ya que han paralizado todas las gestiones de Recursos Humanos según una certificación reciente.

Ibis por su parte luce muy mal.  A ella le ha gustado siempre presumir de ser recta y hacer las cosas by the book.  Esta acción es bastante contraria a la imagen que ha querido proyectar.  Cuando prácticamente la mudaron de su oficina en el Jardín Botánico, reaccionó indignada por la humillación.  Dijo en conferencia de prensa  “Me llevo la pena de culminar esta jornada siendo injusta e innecesariamente maltratada por la institución que tanto he defendido, en contrario al ambiente de confianza y respeto mutuo que debe primar la gobernanza de las universidades guiadas por los estándares de excelencia” (endi.com).  Sin embargo, imposibilitada de la oportunidad de colocarse, como hubiese preferido en Rio Piedras o Bayamón, ahora pretende que la UPR en Arecibo, institución que muy bien sabe ella carece de recursos para cubrir los gastos de su facultad, corra con los de su alegada desgracia.   En entrevista con Rubén Sánchez algún twittero la llamó "matrera".  Ella dijo que esa palabra no la conocía o no formaba parte de su léxico.  Pues, la iluminamos.  Según la Real Academia Española (rae.es) matrero tiene varias acepciones, entre ellas: astuto, resabido, engañoso.

Creo que a la ex-vicepresidenta le convendría hacer como nuestro ex-rector y reintegrarse a la cátedra (aunque nos imaginamos que debe estar bastante mohosa en esos asuntos, pero no hay nada como dos meses de verano para ponerse al día).  También puede solicitar, utilizando los procesos de rigor y que ella conoce MUY bien, una licencia sin sueldo o hasta el retiro.  Pero este intento solapado de allegarse privilegios que acá no consideramos ni extraordinarios ni merecedores de trato especial, la empequeñecen.