Thursday, September 29, 2011

The Woman and the Ape by Peter hoeg


Acabo de leer esta novela del célebre autor de Smilla’s Sense of Snow. A pesar de que he estado leyendo varias otras novelas, cuentos, ensayos, etc, esta novela me cautivó.    La leí en un par de días. Despertaba temprano y la agarraba. Quería terminarla.Trata de una dama de alcurnia que se enamora de un antropoide llamado Erasmus. La idea, no es del todo atractiva, lo sé, pero Hoeg tiene una forma de narrar que es realmente fascinante. Para empezar está su visión de la ciudad.  Londres es una ciudad de matices.  Una ciudad imponente y a la vez distraída que no logra darse cuenta de lo que ocurre a su alrededor, lo trivial que realmente marca las vidas de los que la habitan. 
London is a troubled city. ...it is the seat of government, it houses both the Lords and the royal family, and hence, the world's largest repository of aristocratic genetic material...it is responsible for the inhabited world's greatest accumulation of civilized intelligence...this city is hypochondriac; it frets to the point of distraction over its health...

Está también el hecho de que el escritor danés no subestima al lector.  Lo trata como un intelectual y lo invita a repensar ideas preconcebidas, como el que una mujer pueda enamorarse de un simio. Cuando se lo comenté a una amiga, me dijo “¿Y era guapo?” Pues, no recuerdo que eso siquiera fuera un issue.  A Madelene, la protagonista, le atrae la candidez de Erasmus, su ternura, su inteligencia, el que haya sido con él y no con su esposo que conociera la libertad. Resulta que este  mono, que puede pasar por humano, no es el eslabón perdido sino una rama del homo sapiens que fue más allá.  Su función cerebral es más compleja que la nuestra. Ha venido, como otros antes que él a darnos una oportunidad, pero por supuesto que los humanos no la aprovechan. 

En fin, que para los que puedan sobreponerse al bestialismo, es una novela cautivadora.

La crisis en la AEE

Ahora que el desdeñado director de la AEE, se ha convertido en el exdirector de dicha agencia, ¿qué tal si también nos deshacemos de algunos subsidios? Los subsidios como bien nos informaba Cordero hace unos meses, han sido creados por la legislatura a través de los años, no para fortalecer a la empresa pública, o al país sino para agenciarse votos.  Reconociendo la naturaleza maquiavélica de dichos alivios, empecemos por eliminar los otorgados a los hoteles, iglesias y municipios. Después, revisemos los subsidios a los individuos.  Que sólo los ancianos y personas con impedimento los puedan reclamar. Tal como recomienda la Propuesta de la UTIER presentada el 15 de septiembre, convendría ofrecer sólo subsidios que “cumplan una función social”.

Lo de cobrar las deudas morosas que recomienda la Unión, se cae de la mata.

Lo próximo sería revisar los salarios de los allegados al ex-director, los que recientemente se beneficiaron de su generosidad.  Para no pecar de mezquinos, se les podría rebajar sólo una fracción del salario actual, digamos que un 10%, 15%.  De esa forma mantendrían su aumento, pero se sacrificarían como lo hacemos los demás. 

Por último, a Cordero, se le debería imponer una multa cuantiosa, por descarado, por lucrarse a expensas de un pueblo que sufre una de las tasas de desempleo más altas de los últimos diez años y tal vez, por el peor de sus pecados, hacer lucir mal a su jefe.

Sunday, September 18, 2011

La fuerza uniformada de Puerto Rico

 
Uno quisiera creer que los policías son nuestros amigos. Uno quisiera creer que los policías creen en la ley y el orden.  Uno quisiera creer que no todos, ni siquiera la mayoría de los miembros de la policía son corruptos. Uno quisiera creer que el informe especial de los federales es una exageración y que no se les violan los derechos a los ciudadanos comunes, ni a los no tan comunes. Uno quisiera creer, pero cuesta. Cuesta porque demasiado a menudo uno es testigo, directa o indirectamente de lo contrario: del guardia que se comió la luz aun sin que hubiera una emergencia aparente; del que ignoró al que esperaba ayuda.  Del que vio una infracción y la ignoró porque ya no estaba de turno, o iba de prisa. Del que no apareció al tribunal y el caso se cayó o fue pospuesto. Del que agredió al sospechoso usando fuerza irracional. Del que abusó del poder que le confieren la ley y el uniforme para guapearse con un indefenso.
 
Defiendo el derecho de la Policía de Puerto Rico a cobrar las horas que se les deben.  Es un trabajo sacrificado, arriesgado y desprestigiado. No sólo se les deben pagar las horas adeudadas sino remunerarlos adecuadamente..  Pero, ¿podrían poner de su parte y mostrar su mejor cara al mundo? Es cierto que no sólo de apariencias viven el hombre y la mujer, pero qué duro se la ponen a uno cuando el talante que nos muestran es el de la indiferencia y el desorden, la violencia desmedida y la corrupción. Uno quisiera decirles a los  nietos “El policía es su amigo” y creérselo.

Friday, September 16, 2011

La UPRA CRECE

"I am drawn to people in revolt...because I myself have the need to call the whole society into question" Jean Genet


En la Universidad de Puerto Rico en Arecibo se ha comenzado a entrenar maestros para que se certifiquen o re-certifiquen en nuevas áreas de la enseñanza. En este programa, que dirige la DECEP (División de Educación Continua y Estudios Profesionales)  se recluta a la facultad del acervo de candidatos de los diferentes departamentos académicos y se reúne a los estudiantes/maestros en los salones del recinto.  Hasta aquí, santo y bueno. 

Sin embargo, algo siniestro se cuece aquí.  Para empezar, se les “recomienda” encarecidamente a los profesores que han de impartir dichas clases que no cuelguen a ningún estudiante y que es preferible que todos saquen A.  Si el estudiante tiene el descaro de  plagiar un trabajo, se le pide al profesor que ignore la afrenta y lo pase de todos modos. Supongo que eso no es tan descabellado como suena.  Especialmente si consideramos que se pretende ofrecer un curso de 45 horas en diez días y en horario de 5 a 10 pm.  No me imagino a muchos maestros empeñados en ponerse a estudiar después de llegar a sus casas y, no conozco los casos individuales, pero si también trabajan, menos lo harán después de un largo día.  Encima de eso, me comentó una colega que no se les dan los libros—aunque el Programa los haya comprado—porque son muy caros y sabe Dios lo que va a hacer un maestro de esos con un libro. Leerlo no será. Estudiar, ni para qué si ya pasó el curso.  ¿Aprender? Si no se trata de eso.  Se trata de tener maestros certificados para enseñar una materia.  (Nótese que no dije preparados, ni cualificados) Vamos, que los niños y niñas de las escuelas públicas no precisan de maestros competentes.  Con que sepan mantener a los y las estudiantes callados y sentados en filas basta.

Tengo un doctorado en literatura y no me imagino dictar un curso de literatura en diez días.  A los colegas que respeto y se han prestado para esta burla por las razones que sean, mis condolencias.  Suponiendo que en los cursos de literatura se lee, me pregunto ¿Cuántas novelas van a leer en dos semanas?  ¿Cuántos de nosotros—lectores voraces y constantes—tenemos la dicha de leer una novela en dos semanas? ¡Imagínese todo un curso de literatura en diez días!  Lo repito porque no me lo puedo imaginar.  Supongo que estos serán cursos de los llamados panorámicos. Sólo que en este caso son “super panorámicos”. En estos cursos, te enseñan el libro; te lo resumen en tres oraciones y vamos con el próximo.

Supongo que algo parecido pasará en los cursos de lingüística. El primer día te enseñan lo que es una lengua y en la próxima clase te enseñan que todos los países tienen una,  lengua por supuesto. Los restantes días les resumen las teorías para que por lo menos los estudiantes hayan oído hablar de ellas aunque no entiendan su importancia.

En el curso de matemáticas—que dicen las malas lenguas que sacaron a un colega profesor porque les dio asignación—se les enseña a usar una calculadora y se les aconseja que no salgan sin una a la calle.  Y a Dios que reparta suerte. 

En el de química—que no se enteren los de las sesiones regulares--se les enseña la Tabla Periódica y se les muestra un vídeo de un experimento. Supongo que pueden ir a YouTube que debe tener algunos fabulosos de cómo preparar, no sé una bomba y de cómo apagar un incendio.  Conocimiento en estas áreas ya los prepara para enseñar dicha materia.

No me supongo que se puede aprender mucha ciencia ni mucho de nada en estos cursos, pero así es como tratamos de reparar un sistema escolar que agoniza y un país que no tiene cultura, no lee, se entretiene escuchando a  Kobbo Santarrosa y sólo sabe contar sus muertos.