Saturday, May 29, 2010

Disparidades

Foto. "Las espigadoras", François Millet (Louvre, París, 1848). Fuente: culturageneral.net

Agnès Varda "Los espigadores y la espigadora", "un emocionante recorrido por nuestra vida cotidiana, nuestra sociedad de consumo, nuestro uso y abuso, nuestro usar y tirar, y me ha conmovido la sensibilidad de esta francesa, directora de cine, la abuela de la "nouvelle vague", para relacionar el cuadro de François Millet "Las espigadoras" con la búsqueda de alimentos en las sociedades más desarrolladas de hoy. Toda una reflexión poética sobre los valores de nuestra época que permiten comprender los hilos que tejen este mundo"

Cita y vídeo tomadas del blog: http://lanaranjadelazahar.blogspot.com/2010/05/los-espigadores-y-la-espigadora.html#links.

Es larga. Requiere tiempo para verla, pero bien vale la pena.



Monday, May 24, 2010

¿A quién responde la Junta de Síndicos?

La presidenta de la Junta de Síndicos de la UPR Ygrí Rivera ha hecho dos declaraciones recientes que revelan el problema más grande que tiene la Universidad pública. Después de que el claustro de los once recintos reunido en Cayey le pidiera la renuncia ella declaró que “para mí eso no tiene ningún tipo de validez, ningún tipo de fuerza, ninguna importancia. Eso no tiene ningún impacto en la negociación, ni siquiera un impacto en mí. Ellos no me nombraron….” Con estas expresiones Rivera, prueba que su lealtad no está con la facultad, y ni siquiera con la Universidad sino con quien la nombró, el señor gobernador. Hoy, en las fallidas negociaciones con los estudiantes vuelve a comentar airada que los estudiantes pretenden (¡qué descaro!) “mantener un cogobierno del sistema universitario y establecer estructuras paralelas que no están contempladas dentro de la ley universitaria”.

Estas declaraciones ponen de manifiesto el problema de fondo en este conflicto: La Junta de Síndicos no responde a sus constituyentes o clientes sino a elementos externos a ella. En una Universidad realmente autónoma serían los universitarios los que nombrarían a la Junta de Síndicos, no el gobernador de turno quien al apropiarse ese privilegio obliga a sus nominados a doblegarse a una visión político-partidista frecuentemente ajena a la Universidad. Los estudiantes procuran un cogobierno porque el que existe les ha fallado.

Es tiempo de una verdadera Reforma Universitaria, pero no una conducida tras bastidores sino una que cuente con la participación de todos los sectores de la Universidad. La última vez que se intentó este proyecto (1993-1995) se engavetó porque no se logró armonizar la propuesta de los síndicos con la de los estudiantes y con la de la facultad, y a la vez, satisfacer a los políticos. Tal vez si nos dejaran ser realmente autónomos, otro sería el cantar.

Tuesday, May 18, 2010

Los otros

Durante este conflicto huelgario que debo admitir nunca sospeché se extendería por más de dos o tres días, la prensa, la radio y hasta nuestras conversaciones cotidianas se han enfocado en –los estudiantes apostados en los terrenos del recinto de Río Piedras. A pesar de los esfuerzos de los demás diez recintos de hacerse sentir, el interés por los otros recintos ha sido mínimo. Esto lo acepto (suspiro) como ley de vida. Río Piedras es el más antiguo, el más grande, el del mayor presupuesto y, por mucho, el de mayor exposición.

También se ha hablado mucho de los huelguistas, que si son revoltosos, que si vividores, que si esto que si lo otro. De la mayoría silente dicen que en Plaza Universitaria se oyó un gemido y Mardelis Jusino salió en PRTV para denunciar que no se les había permitido expresarse en la asamblea que tuvo lugar en el Centro de Convenciones. Pero ¿qué de los demás estudiantes, los que se han mantenido al margen, los que ni condenan ni apoyan? Decía Henry David Thoreau, el filósofo Norteamericano, que “the mass of men (and women) lead lives of quiet desperation.” Y por los correos electrónicos que recibo de mis estudiantes, sé que hay un grupo frustrado y desesperado.

He estado pensando en esos estudiantes. ¿Cómo llamarles? ¿Los lurkers? (Se les llama lurkers a los que leen mensajes cibernéticos sin participar en la discusión) Estos son los que están pendientes de las noticias y ven con cierto grado de desesperación cómo se les escapa el semestre sin que puedan graduarse, irse de viaje, buscar trabajo o aceptar uno que les requiere el grado, o simplemente los que quieren completar el semestre y seguir sus vidas cotidianas.

He estado pensando en cómo ayudarlos a mitigar estos sentimientos para que no se tornen en rabia, o desprecio por los que luchan, o peor, hacia la Universidad. Aún cuando yo también quiero regresar a terminar el semestre, y también me desespera y me frustra que no haya negociación, comprendo que la lucha que han comenzado los estudiantes es un tren sin frenos que de detenerse ahora sólo se estrellaría de la manera mas estrepitosa y horrible para todos.

Aun cuando quisiera decirles a los lurkers que vayan a los portones y se entreguen a la causa, no quiero perpetuar más violencia contra ellos imponiéndoles mi punto de vista. Tal vez tienen muy buenas razones para no querer involucrarse, tal vez no saben cómo hacerlo, tal vez lo intentaron y salieron mancillados. Los percibo frágiles como el país. Deseosos de vivir una vida plena pero tímidos a la hora de abrazar causas. Es más fácil vivir al margen, esperar que otro resuelva.

Les he dicho a algunos que aprovechen el tiempo para aprender sobre la Universidad y las razones que nos han llevado a este momento histórico. Les he dicho que sean optimistas, aun cuando a veces yo también sucumbo al desánimo. Tal vez, me veo reflejada en ellos y esto sea lo que me preocupa más.



Monday, May 17, 2010

El Gobe

Ya el gobernador se expresó sobre la huelga. En resumen: que los universitarios resuelvan sus propios problemas. Qué pena que no podamos creer plenamente en sus palabras. Sin embargo, Fortuño tiene razón. En una universidad autónoma NINGÜN político tiene Nada que decir sobre este conflicto. Una pena que al presidente se le vea correr a consultar con Rivera Schatz y otros con intereses ajenos a la UPR.

Sunday, May 16, 2010

La Universidad

@elf
WHile I sit and wait, and ponder on the strike, and feel impotent to do anything that will get the ball rolling, I write letters to the editor, letters that are often not published. So, I thought I'd publish them here in this space all my own.

Letter submitted after various revisions to El Nuevo Día on May 14, 2010.

REFORMA UNIVERSITARIA AHORA

Parece que a medida que se afianza el conflicto huelgario, la Dra. Guadalupe demuestra que el puesto le queda grande. Parece cada vez más ajena a las preocupaciones y necesidades de los estudiantes y la comunidad universitaria que aspira a dirigir. Desde el comienzo del conflicto negoció de mala fe y con una carta escondida—el uso de la fuerza de choques—para demostrarle a sus superiores, no al presidente (quien ha ido empequeñeciéndose junto a ella) sino a la Junta de Síndicos y al gobierno, que tiene las garras necesarias para doblegarle la voluntad a los revoltoso de la UPR.

¿Por qué no se crece la Dra. Guadalupe como lo han hecho otros rectores y decanos quienes entendiendo la naturaleza pasajera de sus puestos, les han permitido a los estudiantes desarrollar un sentido de pertenencia y a expresarse sin represalias?

Mientras que la comunidad empieza a caricaturizar a la rectora riopedrense, al Presidente y a Ygrí (quien hace tiempo perdió el apellido), y a escribir una narrativa que los ridiculiza en ubicuos correos electrónicos y en Facebook, es evidente que la administración no trabaja por la Universidad. Y no lo hará NUNCA ya que responde a intereses externos.

Los universitarios debemos exigir una verdadera reforma universitaria. Una reforma que cree un grupo rector constituido en su mayoría por miembros activos de la comunidad universitaria quienes somos, después de todo, los que realmente nos ocupamos por ella y creemos en una Universidad realmente Autónoma que responda a las necesidades de la comunidad universitaria y al país. O simplemente que honre lo que enuncia en su misión: “Cultivar el amor al aprendizaje como conducente a la libertad y a estimular la búsqueda y la discusión del saber en una atmósfera de respeto y diálogo creativo.”