Thursday, January 17, 2013

Que falta nos haces, muñeca





Ante el vacío que hay en el espacio de 6 a 7 PM en WAPA TV, no hay quien realmente nos aclare los pormenores del “bochinche” entre el bello Luis Fonsi y la dulce Adamari. Sin La Comay no hay paraíso para el aficionado a la vida ajena.  Kobbo, te digo, nadie como tú.  Olvídense de Dando candela: esos no tienen el carisma y el aquel de esa mezcla de travesti y marioneta que creara Santarrosa. (Mejor veo  El Chavo del 8 por enésima vez). Ahora que la muñeca grotesca, pero juguetona no está, (bendito, ¡habrá que ver!) El Nuevo Día un periódico serio y comprometido nos “tuvo” que informar, como mejor pudo, de los pormenores de la controversia, Kobbo versus la censura, y ahora también ha tenido que no sólo publicar la carta de Luisito (como le llamaría La Comay) sino que ha tenido que asumir el rol de la efigie y desmenuzarnos los detalles. Ay, pero si ya me parece oírla decir: “Páralo ahí, páralo ahí.” (Suspiro)...mientras la cámara nos señala las incongruencias de ambas versiones. 

Adamari pegó una cuando nos reveló que su ex la despreció y le confesó “Yo no te deseo como mujer”. Pero Fonsi se anotó una cuando publicó su carta de página entera confesando que se las había pegado pero no cuando ella estuvo enferma.  Que falta hace La Comay; la verdad que la palabra escrita, así llana y sin intenciones de sensacionalismo no da la marca.  Además, leer sobre la polémica, nos priva del placer de ver a una Adamari llorosa llegar hasta el estudio de WAPA para darnos su versión (y continuar vendiendo el libro, por supuesto), mientras que un paternal Héctor Travieso con su sombrero de vaquero (o de mafioso, todavía está por decidirse) se mece en su taburete luciendo concentrado y consternado como sus ya reconocidos ademanes (brazos cruzados, silla inclinada al frente, y cabeza asintiendo) nos indican y con los cuales ya entendíamos lo importante del asunto y lo urgente que era su pronta solución. “¡Tíralo al medio, Comay!”diría Travieso cuando su jefa regañara al intérprete de “Claridad” y luego reiría con la risa socarrona del que se sabe por encima de la controversia. (Otro suspiro)…

Sin embargo, lo más que vamos a echar de menos, son los sabios, prudentes y mesurados consejos de quien fuera nuestra líder en la televisión por aproximadamente quince años. La extrañamos (y sólo han sido dos semanas). ¿Quién va a convencer a la que alguna vez fuera “nuestra pareja ideal” a resolver sus asuntos con rapidez y con el mismo carisma que logró que todos los candidatos, menos uno (el condena’o Bernabe ese), le rindieran pleitesía y se inclinaran para recibir su bendición y respaldo? ¿Y quién puede exhortar a Fonsi (Dale claridad, Dios mío) a “dar cara”? Las versiones encontradas y el malestar entre los fans no lo toleramos más!  Si ya añoro ver a La Comay con sus dedos en señal de teléfono decir: “Luisito, dame una llamadita.”

4 comments:

Alicea Law Offices said...

Por eso fui hoy a Onelink y desconecté el cable. Si no hay Comay no hay TV!!! Gracias por regalarme las series del chavo en DVD para no tener que rasparme los anuncios de Univisión.

elf said...

At your service, ; )

JRM said...

No es facil llenar el vacio...intentare con las destrezas mohosas del crochet...o macrame...no va a ser facil la vida a las 6:00 pm!

elf said...

Ja, ja, ja..ya te quiero ver.